Funciones del procurador¿Cuáles son las funciones de un procurador?

Se conoce como procurador al profesional del Derecho especializado en el área de todo el proceso judicial, con el fin de representar tanto a los particulares como a las empresas ante los tribunales en los que se desarrollan sus causas.

En ese sentido, tienen la capacidad de llevar a cabo una serie de actos procesales y garantizando a sus representados la garantía de representación de sus derechos.

Las funciones de los procuradores se circunscriben a evitar el retraso que pueda ocasionarse por no realizar un trámite a tiempo, con lo que permiten agilizar los procesos que se realizan ante los tribunales de justicia, facilitando la gestión del abogado y garantizando un proceso mucho más rápido.

De esa manera, la persona o empresa a la que represente un procurador evitará tener que acudir ante el tribunal con el fin de verificar el estado procesal de su caso. Por otra parte, desempeñan el papel de colaboradores de los órganos jurisdiccionales para realizar todas las gestiones administrativas necesarias.

En otro orden de ideas, los procuradores flexibilizan la labor del abogado especializado que estudia y dirige el caso, evitando en ese sentido dilaciones indebida durante el proceso, ya que siempre están al corriente de los actos procesales que hay fijados en el tribunal.

¿Qué es exactamente un procurador?

Un procurador es esa persona que necesitas para que el procedimiento judicial cumpla con las normas establecidas en las leyes vigentes; es decir, su actuación dentro del proceso permite que obtengas una justicia más rápida sin retrasos indebidos.

Un procurador debe cumplir con la tarea de gestionar todo lo concerniente a los procedimientos y demás prácticas que se realizan dentro del proceso judicial, como la de dar notificaciones de los autos o sentencias en nombre de su representado, así como presentar los escritos realizados por los abogados especializados que dirigen el proceso.

Hoy en día el Derecho telemático ha simplificado los procedimientos que deben realizarse directamente en los tribunales de justicia, colaborando con el sistema de justicia con el fin de que el proceso sea más rápido.

De esta manera el procurador, gracias a lo establecido en la reforma de Ley 42/2015, asume la representación de sus poderdantes en la ejecución de los actos de comunicación tales como: notificaciones, citaciones, emplazamientos o fijación de carteles, entre otros, ya que tienen la capacidad de certificar los mismos.

Funciones del procurador dentro del proceso

El ordenamiento jurídico español desarrolla amplias facultades a los procuradores dentro del proceso ya que su función primordial es procurar una tutela judicial efectiva con una justicia rápida y sin retrasos innecesarios. Así, el procurador dentro del proceso permite que los trámites correspondientes a la ejecución de las decisiones judiciales se realicen con éxito.

Funciones de un procurador

Como resumen de lo anterior, a continuación mencionaremos algunas de las funciones del procurador dentro del proceso, las cuales son:

  • Control y seguimiento de cada trámite procesal ante los juzgados y tribunales, conforme a lo establecido en el poder de representación que se le haya otorgado.
  • Trámites de los despachos o compulsas efectuados por los órganos de justicia y que estén dirigidos a los organismos públicos o privados, entidades bancarias o financieras, personas naturales o jurídicas.
  • Realización de los trámites correspondientes a los pedidos que emiten los juzgados entre sí, velando por su fiel cumplimiento.
  • Publicar los edictos, anuncios oficiales y carteles, entre otros, en el Boletín Oficial del Estado, así como en los periódicos nacionales o locales, según corresponda.
  • Trámite y pago de las tasas judiciales como colaborador del sistema de justicia y agencia tributaria.
  • Interposición de los escritos redactados por los abogados que dirigen el proceso, conforme se requiere en cada órgano jurisdiccional.
  • Redacción y presentación de diligencias o escritos para impulsar el procedimiento, así como para la realización de solicitudes, promoción de pruebas, peticiones para la investigación de domicilios, patrimonio, tasación de costas, remociones, tacha de testigos, cauciones o cesión de créditos, entre otros.  
  • Redactar escritos de demanda conforme a las indicaciones dadas por el abogado director del caso o letrado. Además, si el cliente lo pidiere, también deberá realizar el escrito, siempre y cuando no vaya en menoscabo de los intereses y derechos de su representado.
  • Realizar los trámites correspondientes al abogado que dirige el caso, tales como antecedentes, instrucciones, documentos, pruebas, etc.
  • Procurar todo cuanto se necesite con el fin de defender los derechos de su representado, debiendo incluso mantener una comunicación constante con su representado y el abogado para una adecuada instrucción del caso.
  • Remitir las copias de los escritos, documentos, decisiones, resoluciones que le sean notificadas al abogado y a su representado.
  • Tramitar mediaciones, si fuere el caso.

¿Quién elige al procurador?

Siempre dependerá del tipo de proceso en el que este se encuentre, sin embargo, los procuradores son elegidos por los clientes que quieren hacerse representar en los tribunales y juzgados. Muchas veces los abogados que asumen su defensa y dirección del caso ya tienen al procurador con el que suelen trabajar.

Por otra parte, también pueden ser elegidos de oficio por parte del órgano jurisdiccional competente ya que, conforme a la normativa legal vigente para comparecer a juicio, debe ser a través de un procurador (Artículo único punto de la Ley 42/2015 de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil).

¿Quién puede ser procurador?

Según lo establecido en la normativa vigente, podrán asumir el cargo de procurador quienes cumplan con los siguientes requisitos:

–    Tener una licenciatura en Derecho.

–    Poseer el título que expide el Ministerio de Justicia donde se le acredita como procurador.

–    Estar colegiado en la jurisdicción donde actuará como procurador conforme a la competencia por el territorio, siendo la excepción de este requisito el que actúe como representante de la Administración Pública.

–    Pagar las fianzas previstas en los estatutos al colegio de procuradores, según corresponda.

–    Jurar o prometer ante el organismo correspondiente el cumplimiento fiel de las normas constitucionales, leyes y demás ordenamiento jurídico vigente.

–  Realizar un máster de acceso a procurador.

Comentarios

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Escortpormadrid