Liquidación de gananciales

Abogados especialistas en Incapacidad laboral

Somos un bufete de abogados especialistas en Derecho de la Seguridad Social situado en  Alcalá de Henares y Madrid.  En Juriscentrum abogados, somos Expertos en asesoramiento médico-jurídico en materia de pensiones de invalidez o incapacidad de la Seguridad Social, defendiendo de forma íntegra los intereses de los clientes por los que luchamos.

Nuestra labor, es llevar a cabo el asesoramiento extrajudicial y judicial requerido para la tramitación de pensiones de incapacidad en los diferentes grados (incapacidad permanente parcial, incapacidad permanente total, incapacidad permanente absoluta, incapacidad permanente gran invalidez).

ASESORAMIENTO INTEGRAL

Le asesoraremos desde el inicio para la obtención de su pensión de invalidez.

A la hora de hablar de incapacidad, hay que hacer referencia a la   imposibilidad de realizar una determinada profesión laboral. Contará con la ayuda de un abogado en Alcalá de Henares.

Por el anterior motivo así como por las dificultades que puedan surgir para un trabajador en el cumplimiento de las expectativas de labor diaria, consecuencia de una enfermedad común, enfermedad profesional, accidente laboral o accidente no laboral, es importante llevar a cabo una valoración médica del mismo.
La concesión de una pensión de invalidez o incapacidad por parte del INSS, requiere un procedimiento previo de valoración.
Cuando comenzamos a valorar la incapacidad permanente del trabajador, partimos de la base de que cada trabajador  es único por lo que va a requerir de un estudio y valoración personalizada de su caso médico su patología física o psíquica así como la repercusión de la misma en su profesión laboral.

Por todo ello, son dos aspectos a tener en cuenta para valorar el cuadro médico en el trabajo que desarrolla el empleado:

El estudio y posterior valoración de la capacidad laboral, dependerá,  de las consecuencias anatómicas, fisiológicas, psicológicas consecuencia de la enfermedad, enfermedades o lesiones que padece el trabajador y de la compatibilidad o no con los requerimientos fisiológicos o de otro tipo que necesite el puesto de trabajo.

Por todo lo anteriormente expuesto, para  analizar la capacidad debemos tener en cuenta una doble valoración:

  • Valoración del puesto de trabajo: Es preciso estudiar así como analizar las exigencias y requisitos del puesto de trabajo, para  conocer con exactitud las funciones a desarrollar en el trabajo por el empleado, dado que,  la mecanización de los trabajos y otras circunstancias concurrentes que se dan en las empresas,  suponen que un mismo oficio, pueda tener distintas exigencias o requisitos.Por todo ello, nuestro bufete cuenta con profesionales médicos y juristas especializados en la materia que realizarán una valoración de su puesto de trabajo para determinar los requisitos y exigencias concretos del mismo.
  • Valoración de  la capacidad física así como psíquica del trabajador. Nuestro equipo, valorará  su caso analizando la viabilidad del mismo.

Antes de  iniciar un expediente de invalidez, continuar uno ya iniciado o revisar por agravación un grado de incapacidad preexistente, Se hace preciso estudiar así como analizar las posibilidades de éxito de su procedimiento. Para ello, valoraremos las secuelas  de las enfermedades o lesiones que padece, resaltando  las limitaciones orgánicas o funcionales que le producen  para  saber con certeza el grado de invalidez que tenemos que reclamar.

La valoración se realizará por nuestros profesionales médicos.

Además de nuestros amplios conocimientos jurídicos y alto grado de especialización, nuestro valor añadido reside en que estudiamos médicamente su caso de incapacidad, antes de iniciar trámite administrativo y/o judicial alguno, valorando así las posibilidades de éxito.

El despacho cuenta  con un equipo de profesionales médicos así como juristas  que le asesorarán de forma  personalizada en la obtención de su incapacidad, ya sea incapacidad permanente parcial, total,  absoluta o incapacidad permanente gran invalidez.

Si usted sufre alguna enfermedad que le impida trabajar (invalidez absoluta), o en su caso que le impida desempeñar su profesión habitual (invalidez total), o si además de no poder trabajar en profesión alguna necesita la ayuda de una tercera persona para desempeñar las tareas de su vida cotidiana (gran invalidez), no dude en informarse de los derechos que le amparan.

En el caso de que usted sea beneficiario de  una incapacidad en cualquiera de sus grados y haya sufrido una agravación de la patología, puede también revisar su grado para acceder a una pensión superior.

Nuestra trayectoria nos avala. Somos expertos en incapacidades.

INCAPACIDAD LABORAL Y GRADOS DE INCAPACIDAD

En este apartado, vamos a aclarar el concepto de incapacidad permanente recogido en el artículo 136 del texto Refundido de la Ley General de Seguridad Social y la define como: “La situación del trabajador que después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales, graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral”.

Se define por tanto, como la situación en la que se encuentra un trabajador que tras haber seguido el tratamiento prescrito por el médico y habiendo sido dado de alta, presenta una reducción importante de sus facultades funcionales siendo éstas definitivas y que las mismas reduzcan o anulen su capacidad laboral.

Por tanto, podemos decir que dentro de la incapacidad permanente existen dos modalidades dependiendo de la actividad laboral y éstas son: la contributiva y la no contributiva.

La incapacidad permanente, se encuentra condicionada a que el trabajador presente graves reducciones anatómicas y funcionales que disminuyan o anulen la capacidad laboral del mismo, siendo un requisito fundamental para ser concedida por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Por tanto, en ningún caso, podrá reconocerse la incapacidad permanente a aquella persona que no presente graves limitaciones que disminuyan o anulen su capacidad para el desempeño de su profesión.

Hay que señalar que se deben tener en cuenta a la hora de conceder una incapacidad permanente de forma conjunta todas las dolencias y patologías que presenta el trabajador independientemente del origen que tengan las mismas.

En lo referente a la fecha del hecho causante, es decir la fecha de efectos económicos, podemos decir que es la fecha de emisión del dictamen propuesta el cual se encuentra adjunto a la resolución emitida por el INSS.

Hay que señalar que se deben tener en cuenta a la hora de conceder una incapacidad permanente de forma conjunta todas las dolencias y patologías que presenta el trabajador independientemente del origen que tengan las mismas.

En lo referente a la fecha del hecho causante, es decir la fecha de efectos económicos, podemos decir que es la fecha de emisión del dictamen propuesta el cual se encuentra adjunto a la resolución emitida por el INSS.

Tras la definición del concepto de incapacidad permanente, cualquiera que sea su causa es imprescindible señalar que dicha incapacidad, se califica con arreglo a los siguientes grados:

Incapacidad Permanente Parcial

Es aquella incapacidad permanente que no alcanza  el grado de incapacidad permanente total y que  ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en el rendimiento  para su profesión habitual sin que esto le impida la realización de las tareas fundamentales de la  profesión. Hay que tener en cuenta que no se exige tiempo de cotización ninguno para las incapacidades permanentes que deriven de un accidente sea laboral o no, o de una enfermedad profesional.

En este tipo de prestación está permitido realizar otro trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia. Igualmente, existe el  derecho a reincorporarse al puesto de trabajo originario, en condiciones que dependen del grado de incapacidad y de cómo sea la recuperación.

La prestación a conseguir en estos casos es una indemnización a tanto alzado de 24 mensualidades de la base reguladora.

Incapacidad Permanente Total

Es definida como aquella incapacidad permanente que impide la realización de todas o las fundamentales tareas de la profesión habitual del sujeto, siempre y cuando pueda dedicarse a otra distinta. Si la incapacidad permanente se debe a un accidente o a  enfermedad profesional, no se exige periodo de cotización.

La prestación es una pensión mensual equivalente al  55% de la base reguladora. En el caso de los mayores de 55 años se puede incrementar en un 20%, si su falta de preparación o sus circunstancias sociales y laborales indiquen que sería imposible o difícil la consecución de un empleo, a este incremento se le denomina Incapacidad Total Cualificada.

Incapacidad Permanente Absoluta

Es definida como aquella  incapacidad en que el trabajador se encuentra  impedido por completo para la realización de cualquier actividad laboral. Si la incapacidad permanente se debe a un accidente laboral o a una enfermedad profesional, no se exige periodo mínimo de cotización.

Si el trabajador tiene más de 65 años, el supuesto es el siguiente:

  • En el momento del hecho causante se deben reunir los requisitos necesarios para percibir a la pensión de jubilación: Solamente podrán percibir la prestación de incapacidad permanente derivada de contingencias profesionales. Si derivan de contingencias comunes, no podrán acceder a la prestación.
  • Si no se reúnen todos los requisitos para percibir la jubilación, podrán acceder a dicha prestación tanto cuando derive de contingencias comunes como cuando lo haga de contingencias profesionales.

La prestación se calculará aplicando a la base reguladora, el porcentaje correspondiente al período mínimo de cotización establecido para el acceso a la pensión de jubilación, y que en la actualidad está establecido en el 50%. Artículo.163 RDLeg. 1/1994 de 20 junio 1994, Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social. (BOE de 29 de junio)

Si el trabajador tuviera una gran invalidez, esta prestación se incrementará un 50%.

La prestación por incapacidad permanente absoluta consiste en una pensión calculada aplicando un porcentaje a la base reguladora. Dicho porcentaje es el 100 por 100.

Gran Invalidez

Es la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesita la asistencia de otra persona para los actos más elementales de la vida cotidiana.

CONSIDERACIONES GENERALES

Los diferentes  grados de invalidez tales como: gran invalidez, invalidez absoluta e invalidez total para la profesión habitual, suponen la extinción del contrato de trabajo.

Hay que  concretar, que existe un supuesto particular, recogido en el artículo 48.2 del Estatuto del Trabajador, en el caso de declararse la incapacidad permanente en estos grados, pero cuando a juicio del órgano evaluador que declara la incapacidad permanente del trabajador, es previsible la mejoría de éste. En este caso, no hay extinción sino suspensión del contrato de trabajo, con reserva del puesto de trabajo durante dos años.

Esta obligación del empresario, fue establecida por Decreto de 2 de marzo de 1944, sin que haya sido derogado a día de hoy. En caso de pluriempleo, la indemnización debe ser abonada por cada uno de los empresarios, según estableció la Resolución de 13 de enero de 1947.

Algunos Convenios Colectivos establecen indemnizaciones en caso de fallecimiento del trabajador, Gran Invalidez o de Incapacidad Permanente Absoluta o Total.

En el caso concreto de que la incapacidad permanente sea calificada de total para la profesión habitual, el empresario puede optar por rescindir la relación laboral, o por dar otro puesto de trabajo al trabajador, adecuado a su incapacidad total así como a las patologías que padece.

La incapacidad permanente total conlleva a la extinción de la relación laboral, y ello porque cabe la posibilidad de que el empresario recoloque al trabajador en otras labores adecuadas a su situación. Sin embargo, la incapacidad permanente absoluta y la gran invalidez provocan la extinción de la relación laboral automáticamente tras su declaración.

Grados de Incapacidad

Como hemos señalado con anterioridad, existen cuatro tipos de incapacidad permanente:

  • Incapacidad permanente parcial para el trabajo habitual. No alcanza el grado de total pero las lesiones o patologías que padece el trabajador, le provocan una disminución del 33% del rendimiento normal para su profesión, no encontrándose impedido para la realización de las tareas imprescindibles de dicha profesión.
  • Incapacidad permanente total para el trabajo habitual. El trabajador se encuentra imposibilitado para la realización de casi todas las funciones de su profesión.
  • Incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo. El trabajador, se encuentra imposibilitado para realizar cualquier profesión.
  • Gran invalidez con ayuda de una tercera persona. El trabajador, se encuentra imposibilitado para realizar cualquier profesión, necesitando de la ayuda de una tercera persona por encontrarse impedido para realizar sus labores cotidianas tales como andar, ducharse…

Se define la profesión habitual, aquella actividad que es desempeñada por el trabajador durante el tiempo que se dedicaba a realizarla.

Cuéntenos su caso y le llamamos. Imprescindible cita previa

Nombre *

Correo electrónico *

Teléfono *

Mensaje *

He leido y acepto la Política de Privacidad