Negligencias en partos y embarazos

En el proceso de dar a luz a un bebé puede traer consigo múltiples complicaciones, por lo que los servicios médicos así como los hospitales y clínicas, deberán de encontrarse preparados para poder llevar a cabo dicho proceso en el caso de complicación puesto que los daños que se pueden ocasionar, pueden ser de extremada gravedad pudiendo existir daños tales como traumatológicos y cerebrales.

En el peor de los casos en el que puedan existir daños cerebrales, en concreto una parálisis cerebral en el recién nacido, se tendría que estudiar si dicha lesión es debida a una mala praxis médica; en el caso de existir mala praxis, debemos de acudir a una serie de criterios tales como:

  1. La existencia de acidosis metabólica en la arteria umbilical fetal obtenida con posterioridad al parto.
  2. Evidencia de encefalopatía neonatal moderada/ severa de forma precoz en bebés nacidos con más de 34 semanas de gestación.
  3. Parálisis cerebral de los tipos de cuadriplejia espástica o discinética.
  4. Exclusión de traumatismo, alteraciones genéticas, enfermedades infecciosas yo trastornos de la coagulación.

Evidentemente nos encontramos con otros criterios diferentes a los anteriormente expuestos.

Se puede dar el caso de producirse durante el parto traumatismos obstétricos tales como las fracturas de miembros e incluso errores de medicación a la madre durante el parto.

Existen otro tipo de lesiones al bebé a consecuencia de la mala reanimación del mismo tras complicaciones en el parto, por maniobras mal realizadas.

Dichas actuaciones médicas negligentes, suponen graves secuelas para el desarrollo del bebé tras su nacimiento, no sólo a nivel físico sino también a nivel emocional incluso para sus progenitores, viéndose en la necesidad de estar sometido a tratamientos médicos y de rehabilitación durante su desarrollo.

Cuéntenos su caso y le llamamos. Imprescindible cita previa

Nombre *

Correo electrónico *

Teléfono *

Mensaje *

He leido y acepto la Política de Privacidad